Ecografía

¿QUÉ SON?

Una ecografía es una imagen de los órganos internos construida por ondas de ultrasonidos. Estas imágenes se originan por medio de un aparato, que aplicado sobre la piel, dirige las ondas de ultrasonido en profundidad y capta las ondas de rebote sobre los órganos, analizándolas posteriormente y construyendo una imagen de dichos órganos. Es el modo ideal de evaluar el estado fetal en una gestación y por ello se usan tanto en embarazadas.

¿PARA QUÉ SIRVEN?

Las ecografías se utilizan para diagnosticar y ver la evolución de alteraciones en muchas partes del cuerpo, como los riñones, el hígado y el corazón. Es muy frecuente su uso para examinar los órganos internos de la mujer: mama, útero, trompas de Falopio y ovarios, sobre todo si se halla embarazada. La ecografía no tiene ningún riesgo de efectos secundarios, por ello se puede utilizar también durante el embarazo, sin temor a que pueda dañar al feto u órganos internos de la paciente.

¿DÓNDE SE HACEN?

Habitualmente, se realizan en los departamentos de radiología del hospital o de un consultorio, tras ser solicitada por el médico de cabecera o un especialista. Sin embargo, debido a su sencillez, en el futuro puede que sea realizada por el mismo médico que atiende al paciente.

¿PRODUCE MOLESTIAS LA REALIZACIÓN DE UNA ECOGRAFÍA?

Las ecografías no producen ningún peligro o dolor, salvo la ligera sensación de frío cuando se aplica el gel o las pequeñas molestias en el caso de tener que introducir la pieza en las cavidades antes comentadas. Además, pueden repetirse las veces que sea necesario.